domingo, 29 de agosto de 2010

Verano Perfecto.


Llega el calor, las vacaciones, salidas, playa, piscina, gente,viajes...
13 de Julio, cojo un Avión hacia Madrid, 4 horas en coche y estoy en Navarra. Familia, niños, gente nueva, fiesta, sí, mucha FIESTA. 8 días de fiesta, durmiendo sólo 2 horas por día y pasarte todo el día en la calle. Conocer gente. Chicas. Chicos. Salir por la noche. Bailar. Bailar, beber y disfrutar.
1 de Agosto, cojo un autobús hacia Madrid, 5 horas. Madrid Capital. 45 minutos. Chinchón. Más familia, primas, primos, amigos. ¿Algo más? Sí. Más fiesta. Noches enteras de botellón, más baile, conciertos. Gritos. Saltos. Risas y por qué no, también llantos. Pero eso sí, de ALEGRÍA.

Después de todo, siempre. Recuerda. Siempre. Hay un adiós. Pero en mi caso es un Hasta luego. Porque pienso volver.

Terminas las vacaciones y haces memoria para recordar todo lo vivido y por mucha fiesta y mucho que hayas bebido siempre hay algo que resalta por encima de todo. El amor. Sí, tuve la suerte de presenciarlo en los dos sitios. Está claro, no te da tiempo a enamorarte y conocer de verdad a esa persona, pero cuando estás con ella sientes que no puedes dejar pasar estar oportunidad a si que aprovechas el momento. Es lo mejor que puedes hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.