sábado, 16 de abril de 2011

Vente conmigo.


Vente conmigo a un lugar donde la luna y el mar después de hacer el amor te invitan a pasear. No necesitas reloj, no hay tiempo para pensar, yo te regalo mi voz y si tu quieres ponte a bailar. Mientras, tan lejos, recuerdos que se llevó el viento, el fuego se quema, problemas que nunca tendrán solución.
No tengo nada que perder, siendo sincera estoy muy bien.
Prometo que te escribiré después de cada atardecer.
Vente conmigo a un lugar donde una estrella fugaz tus sueños puede cumplir justo después de cenar, donde podemos jugar a no volver nunca más.
Siento que puedo volar de la mano del viento que mueve las olas y arrastran bonitos momentos.
Prometo que te escribiré después de cada atardecer.

Vente conmigo a un lugar, donde la luna y el mar, después de hacer el amor, te invitan a pasear.
Se ha producido un error en este gadget.