sábado, 8 de mayo de 2010

Él.

Todo empezó el 1 de Mayo del 2010.

Tras varios meses hablando por Internet al fin le conocí.
Al principio todo era muy extraño...
No se por qué pero yo no era capaz de mirarle a los ojos, a esos ojos verdes que hoy me tienen enamorada.
Él me hablaba de cualquier cosa para mantener una conversación: Música, su edad, su vida..
Caminamos hasta el famoso Parque de las Luces, allí, nos acostamos en el césped.
Por un instante me atreví a mirarle fijamente, pero él no me miraba..
Después de un rato mirándole conseguí que nuestras miradas se cruzaron y fue ahí cuando me di cuenta de todo lo que le quiero hoy.
Todo era diferente, su voz, su acento argentino, su forma de ser.. TODO.
Pasaba el tiempo y ahí estábamos los dos, solos, acostados en el césped.
Decidimos camirar, me daba igual a donde, sólo quería hacerlo con él.
Oíamos música y nos picó la curiosidad de buscar de dónde venía.
Llegamos hasta la Plaza de La Paz, allí nos sentamos en un banco.. intntábamos hablar pero la música no nos dejaba, estaba demasiado fuerte.
Se acercó y me habló al oido:
Él: Me lo estoy pasando muy bien contigo, me alegro de haber conocido a una persona como tú.
Yo: Yo también me lo estoy pasando bien. También me alegro :)

La música seguía y sus palabras es mis oídos también.

Me encantaba.

Terminó la música y nos volvimos al Parque de Luces, allí, de nuevo, en el césped.
Pero algo era diferente.. no era el sitio, ni el tiempo, ni los coches..
Sentía que todo estaba diferente pero no sabia por qué.
Le miré y me miró y lentamente acercó su cara a la mía y nos besamos.
Nuestro primero beso.
Fue lo más bonito que me ha pasado nunca..


Me miró y me sonrió, con esa sonrisa perfecta.
Le abracé y me abrazó.

Pasaba el tiempo y sabía que me tenía que ir, pero no sabía cuando le volvería a ver.
Nos despedimos, nos fuimos, él por un sitio y yo por otro..

Al llegar a mi casa me llegó un mensaje suyo:

Sms: Como ya te dije, me lo he pasado muy bien contigo hoy y me gustaría repetirlo, nos podemos ver esta tarde?

Claro que quería verle esta tarde, sin dudarlo.. y así fue.

Yo estaba en un cumpleaños y le fui a buscar al Centro Comercial.
Allí estaba él sentado esperándome.

Me vio y volvió a sonreír.

Caminamos juntos hasta el cumpleaños, entramos y todo el mundo le miraba raro.. era alguien nuevo.

Volvimos a salir al cabo de un rato y nos sentamos en las escaleras de la entrada.
Los dos, juntos.
Me cogió la mano y volvió a sonreír...
Y me besó.

Mucho tiempo hablando, escuchando música y mirándole a los ojos.

Terminó el cumpleaños y todos salieron, para ir al Parque de Luces.
Caminamos todos juntos hasta allí.
Había demasiada gente a si que nos fuimos a dar una vuelta los dos.
Entramos en el patio de la biblioteca y nos sentamos en unas escaleras que habían..
Ya era de noche y por suerte se podían ver las estrellas.
por un instante coincidimos en mirarlas..

Me pasó su brazo por los hombros y me abrazó, cariñosamente.
Me volvió a besar..
Esta vez por mucho más tiempo.

Sentía que la cosa iba a más que besos, al principio lo dejé pasar.. pero luego me di cuenta de que quería más y paré.
Le dije que aún era un temprano para hacerlo. No estaba preparada, al menos con él.

Me entendió y todo siguió como siempre, con mucho cariño.

Cada segundo que pasaba sentía que me gustaba más, y cada beso que me daba hacía que le fuera queriendo más y más.

Se hicieron las 10 y media y se tenía que marchar.
Esta vez si que no sabía cuando le volvería a ver.. tal vez al día siguiente o tal vez nunca más, tal vez se marchara a Bruselas de nuevo sin poder despedirme de él.
Por eso le di el mayor beso que nunca he dado a nadie, quería que nunca se olvidara de mi.

Se fue y ahora yo.. me quedé sola.

Volví al Parque de las Luces y allí estaban todos, como siempre.

Hablaba con la gente pero por supuesto no era lo mismo que hablar con él, le echaba de menos.

Eran ya las 12.. y me volví caminando a mi casa con Cris, hablando de diferentes cosas y una de ellas fue él, al nombrar su nombre se me revolvía la tripa, típica sensación de amor.

Llegué a mi casa, me conecté, y allí estaba otra de las personas que nunca podré olvidar.. mi ex.
Sí, él.

Fueron dos años de un largo amor, pero como de costumbre me hizo daño, mucho daño.

Me habló y le hablé, pero esta vez yo fui más dura que él y le comente que tenía un nuevo amor del que estaba muy enamorada.
Se puso mal, pero no tanto como me dejó el a mí.
Y se fue.

Ahora era yo la que podía cambiar las cosas.

Cuando menos lo esperaba me llego un mensaje de él, mi nuevo amor.

Sms: Te quiero mucho, gracias por ser como eres.

Yo también le quería y mucho.
Pero no pude dejar de pensar que dentro de 19 días se marcharía y posiblemente se olvidaría de mi, quien sabe.

Eran ya las 3 de la mañana y aún seguía despierta, pensando en él.
No podía dormir.

Las 4.. Las 5.. y al fin me dormí.

a la mañana siguiente me desperté pensando que todo lo que había pasado era sólo un simple sueño.. pero no, había pasado.


y ahora, sólo queda esperar para verle de nuevo.



Te quiero, nuevo amor.


Se ha producido un error en este gadget.